Hubo un hombre de vida venerable, por gracia y por nombre Benito, que desde su infancia tuvo cordura de anciano...

Historia
"Y buscándose el Señor un obrero entre la multitud lanza su grito de
llamamiento ¿Hay alguien que quiera vivir y desee pasar días
prósperos?»"( RB. Pról. 14)

 

El Monasterio de Monjas Benedictinas de Nuestra Señora del Tepeyac inició su fundación en el año de 1970.

La Rvda. Madre Ma. Teresa Fernández González con Sor María Guadalupe Rodríguez Morales, Sor Ma. de Jesús Murillo González y Sor Raquel Acosta Campos han sido quienes llenas de fe emprendieron esta Comunidad y perseveraron en Fidelidad a su Vocación Monástica por medio de la Oración.

¿Quién es una Monja Benedictina?

 

Es aquella Joven que ha optado por algo más de lo que el mundo le ofrece, que dedica toda su vida a la búsqueda de Dios a través de la oración, la Lectio Divina, el estudio, el trabajo, la penitencia y sobre todo a la Escucha de Dios siguiendo así el ejemplo de Nuestro Padre San Benito que "Abandonó la casa y los bienes de su Padre. Y deseando agradar únicamente a Dios, buscó el hábito de la vida monástica."

Por medio de los Votos se consagra totalmente a Dios y al servicio de la Iglesia en la Comunidad Benedictina, “siguiendo a Cristo, que virgen y pobre, redimió y santificó a los hombres por la obediencia hasta la muerte de Cruz”.

¿Cuál es nuestro Carisma?

 

Nuestro carisma es una Vida Monástica de Comunidad y Oración en un ambiente de Silencio y Trabajo de acuerdo a nuestros Votos monásticos de Obediencia, Conversión de Costumbres y Estabilidad según la Regla de San Benito quien se retiró sabiamente ignorante y prudentemente indocto al desierto....

Discernimiento
El discernimiento de una vocación infaliblemente comienza con el silencio ante la Palabra, la apertura a su dirección y una respuesta generosa.

Un corazón a corazón a diario con el Señor, es el comienzo de la historia de amor de cada Esposa de Cristo.

Proceso de Formación

Si tu, te sientes llamada a ser parte de nuestra Comunidad como Monja Benedictina de Nuestra Señora del Tepeyac,  podemos acompañarte a vivir este proceso de discernimiento, el cual será el siguiente:

  1. Aspirantado

  2. Postulantado

  3. Noviciado

  4. Juniorado

  5. Votos Solemnes

 

Porque no hay nada mejor que entregar lo más bello a Dios, consagrarse plenamente al único Dueño de todo, al Creador de universo, a Aquel que siendo Dios se hizo hombre viviendo la Regla de Nuestro Padre San Benito.

Nuestro Apostolado

Serán Verdaderos Monjes si viven del trabajo de sus propias manos (R. B. 48, 8)

Consiste en dar a conocer a Jesús a todos los niños que acuden a nuestro Colegio,  pues de ellos es el Reino de los cielos; así colaboramos con la Santa Iglesia y se santifica nuestra vida personal.

Este Apostolado Santificador nos permite vivir una Vida Monástica, de oración y de Comunidad siendo así,  fieles a la Regla de Nuestro Padre San Benito​.

 
Donativos
Ayúdanos con tu donativo a reparar el área de Preescolar de nuestro Apostolado, ya que son grupos reducidos, se otorgan becas a los niños y los ingresos no son suficientes para restaurarlo.

Dios te recompensará.

Copyright © 2018 by Benedictinas de Nuestra Señora del Tepeyac.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon